Encontre-nos nas redes sociais:

Instagram da IPGO

Use o sistema de busca.

Exámenes que evalúan la fertilidad de la pareja

Home » IPGO Spain » Exámenes que evalúan la fertilidad de la pareja
Agende sua Consulta

Leia na hora certa - Use o leitor QR Code e armazene este assunto para ler diretamente em seu Smartphone

En la investigación de la fertilidad, los factores son estudiados llevándose en consideración cada una de las etapas en el proceso de reproducción. Para cada una de ellas existen exámenes básicos que deben ser solicitados ya en la primera consulta con el objetivo de descartar o confirmar hipótesis diagnosticadas. De una forma didáctica, son cinco los factores que deben ser investigados y que pueden entorpecer una pareja para tener hijos. Sin embargo débese considerar que algunas parejas no consiguen la gestación durante un determinado periodo y no se encuentran justificaciones médicas para esta dificultad, la llamada Infertilidad Inexplicable o Esterilidad Sin Causa Aparente (ESCA). Los factores de infertilidad son:

  • I. Factor hormonal y factor ovárico: problemas hormonales de la mujer y de la ovulación;
  • II. Factor anatómico: investigación de la integridad anatómica del útero, tubas uterinas (trompas de Falopio), cuello uterino y adherencias;
  • III. Factor Endometriosis;
  • IV. Factor Masculino;
  • V. Factor Inmunológico: investigación de la incompatibilidad entre el moco cervical y el espermatozoide, el embrión y el útero, o entre los gametos femeninos y masculinos, causada por la hostilidad, una especie de “alergia”. Sin embargo, este factor no tiene evidencias científicas que comprueben los resultados encontrados y las ventajas en las oportunidades de fertilización. Por este motivo, sólo deben ser solicitados en situaciones específicas.

VI. Infertilidad Inexplicable – Esterilidad Sin Causa Aparente (ESCA)

I. Factor hormonal y factor ovárico

Este factor representa un 50% de los casos de infertilidad, por falta total de ovulación (anovulación) o por un defecto de la misma (disbulia – insuficiencia de cuerpo lúteo). La investigación de la ovulación es hecha a través de métodos indirectos que, en conjunto, dan el diagnóstico de la existencia o no de la ovulación. El tratamiento depende de las alteraciones observadas.

Dosajes hormonales: Son realizadas durante el ciclo menstrual, buscándose evaluar la real existencia, la calidad y el periodo de la ovulación. Las dosajes deben ser hechas en la época adecuada, estipulada por el médico, y las hormonas dosificadas son generalmente: FSH, LH, estrogênio, prolactina y progesterona y otros, que podrán ser indicados de acuerdo con las sospechas diagnosticas (tiroides, etc.).

Ultrasonografía transvaginal seriada: A través de este examen, que es repetido algunas veces durante el ciclo ovulatorio, puédese prever la rotura del folículo (ovulación). En los momentos que anteceden la ovulación, el folículo que contiene el óvulo alcanza su tamaño máximo, más o 20 mm. menos, formando un pequeño quiste (quiste funcional). La ovulación nada más es que la rotura de este “quiste” con la expulsión del óvulo, que será encaminado al útero a través de las tubas uterina (trompas de Falopio), donde deberá ser fertilizado, pasando a llamarse embrión. Finalmente, el acompañamiento ultrasonográfico de la ovulación prevé fácilmente el día más fértil de la mujer en determinado mes.

Biopsia del endometrio: Suministra material para examen microscópico y puede ser realizada en el propio consultorio, durante el examen de Videohisteroscopia (ver próximo capítulo), alrededor del 24º día del ciclo menstrual. El examen de este material permite evaluar también la acción efectiva de las hormonas, informando si el endometrio está en sincronía con la fase del ciclo menstrual.

II. Factor anatómico

Consiste en la investigación de alteraciones del órgano reproductor, que pueden impedir el encuentro del espermatozoide con el óvulo dentro de las tubas uterinas (trompas de Falopio) y la consecuente fecundación. El útero y las tubas deben exhibir normalidad en su morfología y en su funcionamiento. Las alteraciones ocurren en 20 la un 30% de los casos de infertilidad. Además de las causas inflamatorias, traumáticas, quirúrgicas, malformaciones, mioma, etc., cumple señalar el papel de los factores emocionales. El estrés puede ocasionar alteraciones del peristaltismo (movimiento) de las tubas, comprometiendo la captación y el transporte del óvulo. Algunos exámenes pueden ayudar a detectar mejor posibles problemas. Son los siguientes:

Histerosalpingografía: Es un rayo X contrastada. Constituye un importante examen para que el médico evalúe si la paciente presenta tubas y cavidad uterina íntegras, lo que es esencial en la evaluación de su fertilidad. El médico debe estar envuelto directamente en la interpretación y, siempre que posible, acompañar la propia ejecución del procedimiento. La evaluación de las placas del examen debe ser cuidadosa, verificando la presencia de estenosis, sinéquias (adherencias), septos, pólipos, malformaciones uterinas, obstrucciones de las tubas y lesiones mínimas tubáreas. Los casos que demuestren anormalidad pueden seguirse de laparoscopia y histeroscopia diagnósticas para proseguir en la evaluación. Es interesante observar que hasta un 20% de las histerosalpingografías normales muestran anormalidad en la videolaparoscopía.

Histerosonografía: es un examen que puede ser realizado en el propio consultorio. Una sonda especial es colocada en el útero por vía vaginal, y a través de ella se inyecta un fluido que distiende la cavidad uterina, camina en dirección a las tubas y alcanza la cavidad pélvica. Este procedimiento es acompañado por el ultra-sonido y permite evaluar la anatomía de la cavidad uterina e indirectamente, da la idea de la permeabilidad tubaria por la acumulación de líquido intraabdominal atrás del útero. Sin embargo, este examen no sustituye la histerosalpingografía para evaluación de las tubas.

Ultrasonografía endovaginal: es un instrumento importante en la evaluación inicial de la paciente infértil. En el pasado, eran necesarios procedimientos más agresivos para averiguar anormalidades ováricas y uterinas. Con el uso del ultra-sonido vaginal, hoy es más fácil y segura la evaluación de esas estructuras por el médico. Se puede usar el ultra-sonido vaginal para diagnosticar una variedad de problemas. El compromiso puede alcanzar los siguientes órganos del sistema reproductor.

Útero:

  • Miomas uterinos (tamaño e localización);
  • Anomalías estructurales, como alteraciones del formato del útero (útero, bicorne o didelfo).
  • Alteraciones anatómicas del endometrio.

Ovarios:

  • Quistes;
  • Tumores;
  • Aspecto poliquísticos.

El ultra-sonido vaginal puede también diagnosticar problemas ováricos y, conformes descritos en el ítem anterior, es muy útil al acompañar a una paciente a través de la fase ovulatoria de su ciclo y evaluar la presencia del folículo dominante. Cuadros como quistes de ovarios y endometriomas pueden ser fácilmente visualizados con el uso del ultra-sonido vaginal.

 

Anomalías del Sistema Reproductivo Femenino. Útero, Ovario y de trompas.

 

Anomalías del Aparato Reproductor Femenino

  • Histerosalpingografía
  • Mioma submucoso – Trompa en evidencia.
  • Sinequia Uterina.
  • Trompa derecha bloqueada (próximamente cerrada)
  • Hidrosalpinx izquierdo

Alteraciones de la anatomía que pueden comprometer la fertilidad: miomas, malformaciones, endometriosis, adherencias e hidrosalpinx.

Videolaparoscopía: Es un examen muy útil y sofisticado, hecho en ambiente hospitalario bajo anestesia general. A través de una microcámara de video, introducida en el abdomen por medio de una incisión mínima en la región del ombligo, son visualizados los órganos genitales: útero, tubas, ovarios y órganos vecinos. Con este aparato es realizado un “paseo” por la cavidad abdominal, en una extraordinaria visión panorámica en vivo y en colores. Es posible ver todo, con magníficos detalles, en la tela del monitor. Alteraciones en la permeabilidad tubárica, adherencias y endometriosis son diagnosticadas de esa forma y pueden, al mismo tiempo, ser tratadas quirúrgicamente sin la necesidad de cortar el abdomen. Este equipamiento permite la introducción de pinzas especiales para la realización y actos operatorios, corrigiendo muchas de las alteraciones, como liberar los tejidos adheridos, cauterizar y vaporizar focos endometriósicos, coagular sangramientos, y hasta realizar cirugías mayores si es necesario (miomas, quistes, embarazo tubárico o ectópico, etc.).

El diagnóstico y el tratamiento quirúrgico por VIDEOLAPAROSCOPIA deben ser hechos por profesionales con experiencia en infertilidad y microcirugía. Al detectarse determinada alteración durante un examen, el cirujano especializado en Reproducción Humana deberá tener experiencia y capacidad para distinguir las reales ventajas de un tratamiento quirúrgico. De lo contrario, los traumas de esa cirugía podrán empeorar aún más la salud reproductiva de esa paciente.

Videohisteroscopia: Puede ser hecha en consultorio y permite, sin cualquier tipo de corte, el examen del interior del útero (endometrio). A través de la misma microcámara utilizada en el examen anterior es posible diagnosticar, en la cavidad uterina, la existencia de alteraciones, como miomas, pólipos, malformaciones y adherencias, que son corregidas quirúrgicamente, cuando necesario, por la misma vía.

Cuello del útero.

El moco cervical, como ya fue descrito, es extremadamente importante en el proceso de fertilización, pues es en él que el espermatozoide “nada” en dirección al óvulo a ser fecundado. Alteraciones en el cuello uterino son responsables por un 15% a 50% de las causas de Infertilidad. El análisis de ese factor es hecho a través de la evaluación del moco cervical, de la videohisteroscopia y de la colposcopía.

Adherencias

Constituyen el factor causado por la presencia de obstáculos (adherencias) en la captación de los óvulos por la(s) tuba(s) uterina(s) (trompas de Falopio), que debe(n) estar sin obstrucción en toda su extensión. Muchas veces, los órganos se unen unos en los otros, impidiendo que ejerzan su función adecuada. Generalmente, eso proviene de infecciones pélvicas, endometriosis o cirujiasesta región. El diagnóstico inicial es sugerido por la histerosalpingografía, pero la confirmación es hecha a través de la videolaparoscopía, el único examen que permite el diagnóstico definitivo y, simultáneamente, el tratamiento quirúrgico. Cuando no fuera posible la resolución por la vía endoscópica, débese realizar la cirugía por las técnicas convencionales, llevándose en consideración los principios de la microcirugía.

III. Factor endometriosis.

Endometrio es el tejido que reviste el útero internamente y es formado entre la menstruación. Esta “película” se suelta y sale juntamente con la sangre cada vez que la mujer menstrua. Por razones aún no definidas, ese revestimiento puede migrar y alojarse en otros órganos, como ovarios, tubas, intestinos, vejiga, peritoneo, e incluso en el propio útero, dentro del músculo. Cuando esto sucede, se da el nombre de endometriosis (insertada en la musculatura del útero tiene el nombre de adenomiosis), o sea, endometrio fuera de su local habitual.

La endometriosis es responsable por cerca de un 40% de las causas femeninas de infertilidad. La molestia no es maligna y en ciertas pacientes se manifiesta sólo discretamente, con leve aumento en la intensidad de los cólicos menstruales. En otras, puede ser un martirio, con dolores fuertes y sangramientos abundantes (endometriosis profunda). En cualquiera de las situaciones, sea cual fuera el grado de endometriosis, la fertilidad puede estar comprometida. Los indicios de la existencia de esta enfermedad pueden ser dados, además de la historia clínica, por dosaje en la sangre de una substancia llamada CA125, y por imagen sospechosa vista por el ultra-sonido con preparo intestinal y realizados por profesionales especialistas en esta enfermedad. En casos más avanzados deben ser solicitados la resonancia magnética, colonoscopia y urografía excretora. Nuevos exámenes, como PCR, SAA, anticardiolipina IgG, IgA e IgM, además de otros marcadores, representan una opción para investigación y tratamientos inmunológicos futuros de esta patología.

Para confirmar el diagnóstico y graduar el compromiso de los órganos afectados por la enfermedad, la videolaparoscopía es esencial, pudiendo, a través de ella, obtener también la cura con la cauterización y resección (extirpación) de los focos. Un especialista en endometriosis debe evaluar el caso. El tratamiento clínico medicamentoso complementario es una alternativa que debe ser evaluada caso a caso.

IV. Factor masculino

La investigación de la fertilidad en el hombre es un capítulo importante en la Reproducción Humana, tanto por la participación en las dificultades de la pareja en tener hijos, cuanto por el constreñimiento y la manera de la colecta del material (por la masturbación), además de los prejuicios que aún existen envolviendo los posibles diagnósticos (por más absurdo que parezcan).


EN LOS CASOS EN QUE LA RELIGIÓN CONDENA LA MASTURBACIÓN EL SEMEN ES RECOLECTADO DURANTE EL ACTO SEXUAL UTILIZÁNDOSE UN TIPO ESPECIAL DE PRESERVATIVO. EL MATERIAL RECOLECTADO ES ENCAMINADO AL LABORATORIO INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE LA RELACIÓN DE LA PAREJA.

 

La investigación de la fertilidad masculina es siempre mucho más simple que la femenina. Es fundamental que se sepa lo que es relevante en esta investigación, para que resultados superficiales no lleven a la pareja a perder tiempo y dinero, además de sufrir con el desgaste psicológico que envuelve este tipo de tratamiento. El factor masculino es responsable, aisladamente, por un 30% a 40% de los casos de infertilidad, y asociado al factor femenino por 20% más; cómplice, por lo tanto, del 50% de las parejas con dificultad para embarazar.

Visto que la evaluación de este factor es relativamente simple y poco costosa, esta debe ser realizada en todos los casos antes de cualquier indicación terapéutica. Este estudio es basado en la historia clínica (antecedentes de infección, traumas, cirugías pregressas, impotencia, hábitos como alcoholismo, tabaquismo, etc.), examen físico, espermograma y, en casos especiales, exámenes genéticos

Causas de la infertilidad masculina

  • Disminución del número de espermatozoides.
  • Poca movilidad de los espermatozoides.
  • Espermatozoides anormales.
  • Ausencia de la producción de espermatozoides.
  • Vasectomía.
  • Dificultades en la relación sexual.

Enfermedades más comunes

  • Varicocele
  • Infecciones
  • Problemas cromosómicos/genéticos
  • Malformaciones

Alteraciones más comunes del espermograma

Astenospermia: Es cuando la motilidad de los espermatozoides está disminuida y, según algunos autores, es la alteración más frecuente en el espermograma. Las causas más comunes son las infecciones, inmunológicas, varicocele, tabaquismo, alcoholismo, medicamentos, problemas psíquicos, endocrinos, estrés y enfermedades profesionales.

Oligoastenospermia: Es la disminución del número y de la motilidad de los espermatozoides. Las causas son las mismas citadas en los dos ítems anteriores.

Teratospermia: son alteraciones del formato del espermatozoide. Los principales responsables por estas alteraciones son: las inflamaciones, algunas drogas, origen congénito y varicocele. Los espermatozoides capaces de fertilización deben tener formato perfecto. El formato ideal es el formato oval.

NOMENCLATURA
NOMBRE CIENTIFICO CANTIDAD DE ESPERMATOZÓIDES
AZOOPERMIA AUSENCIA DE ESPERMATOZÓIDES
OLIGOSPERMIA ABAJO DE 20 MILLONES/ML
OLIGOSPERMIA SEVERA ABAJO DE 05 MILLONES/ML
POLISPERMIA ARRIBA DE 250 MILLONES/ML
NECROSPERMIA ESPERMATOZÓIDES MUERTOS ARRIBA DE 30%

 

Comments

comments